10 formas de resistir al gasolinazo

¿Qué hacer ante el aumento de la gasolina?

Ooootra vez sube la gasolina, para principios del 2017 el gobierno de México liberará el costo de la gasolina en todo el país, los aumentos serán diferenciados por estados y se fijarán topes a los costos. En Jalisco se espera un aumento del 20% aproximadamente, si, 20% más cara respecto al último precio de 2016, ¿Cómo resistir a esto? ¿Cómo organizarnos como ciudadanos para hacerle frente? ¿Qué puedo hacer yo, un simple ciudadano, para ponerle freno a esto y que no impacte en mi bolsillo?

%

Aumento máximo de la gasolina

A continuación te ofrecemos diez diferentes maneras de hacer frente a este y futuros aumentos de la gasolina:

Comparte tu coche. Compartir el auto no solo evita que pagues la gasolina tu solo, tiene impactos sociales positivos, se fortalecen las relaciones, se conocen nuevas personas y además se ayuda a no contaminar tanto en la ciudad.

Camina. Los seres humanos evolucionamos para caminar, tenemos piernas y pies que nos permiten desplazarnos físicamente por las ciudades, el caminar no solo evita usar el coche, es un ejercicio que trae beneficios para la salud, y de paso te ahorra dinero de gasolina…

Pero voy a más de una cuantas cuadras de distancia… Utiliza la bicicleta, en distancias menores a los 5 kilómetros en ciudad (y varios de los viajes que hacemos son menores a 5km), la bicicleta es más rápida que el auto. Además te ejercitas, se reconoce la ciudad de otra manera y se llega más contento y con menos estrés. Hay diferentes opciones de bici, incluso en muchas ciudad hay sistemas de bicicleta pública, ya no es necesario tener una propia.

¿Y si voy muy lejos? Usa transporte público. El transporte público satisface las necesidades de movilidad para distancias más largas, permite conectarnos a una red más grande y hacer un uso colectivo de combustibles y recursos.

Si lo tuyo no fue caminar, la bicicleta o el transporte público, entonces puedes utilizar servicios de movilidad bajo demanda, Uber y aplicaciones similares nos permiten movernos por la ciudad sin la necesidad de un auto propio que esté ocupando un lugar en el espacio público y sin los gastos de combustible (ni la contaminación) que estos generan.

¿No hay una solución ideal? Se multimodal. Una de las grandes claves para ahorrar en combustible y contaminar menos es ser multimodal, esto es combinar diferentes tipos de transportes, por ejemplo se puede caminar a una estación de bici pública, andar en bici para hacer pendientes y regresar con el super a casa en transporte público o Uber. El reto es aprender a combinar los sistemas de transporte y no depender de uno solo, el auto privado.

Optimiza tus viajes y planea el día, para poder ser multimodal un paso importante es optimizar los viajes, planear cómo va a ser el día y pensar dos pasos adelante los trayectos a recorrer y el por qué recorrerlos, esto ayuda a hacer un mejor uso de los diferentes medios de transporte.

Realiza actividades barriales. La mayoría de nuestros traslados -fuera de motivos laborales- son para comprar comida, visitar amigos, etc. Estas actividades se pueden realizar de forma barrial, a distancias que son fácilmente caminables o pedaleables, recorrer la zona en la que vivimos a pie o en bicicleta no solo ayuda al tráfico, aporta seguridad a las calles, mientras más personas hay en el espacio público, más segura es la ciudad.

Se creativo. La ciudad ofrece un sin fin de alternativas y oportunidades para reducir el uso del auto privado, desafortunadamente nos hemos acostumbrado a la “comodidad” de subirnos a un auto y realizar cualquier trayecto, desde ir a la tienda hasta cruzar la ciudad dos o tres veces por día. Sin embargo esto resulta altamente contaminante, estresante y des-humanizador, vemos cajas de metal en lugar de caras. Esta “costumbre” puede cambiar, pero se necesita de creatividad para dar los primeros pasos -literalmente- y cambiar las viejas mañas y hábitos.

Si ninguna de las anteriores 9 maneras de resistir al impacto de la gasolina te fue suficiente, entonces utiliza conscientemente el auto. Piensa en la cantidad de contaminantes que se generan (2.3 kg de dióxido de carbono por cada litro de gasolina aprox.), el tráfico, ruido, etc. Se consciente de lo que provoca usar el auto privado todos los días y/o de manera indiscriminada.

Tener gasolina “cara” no es algo que lamentar, es una oportunidad para cambiar de hábitos de transporte, para mejorar la calidad de vida de las millones de personas que vivimos en las ciudad. Recuerda, la gasolina contamina, subsidiar la gasolina para unos cuantos afecta a todos, al final del día todos respiramos el mismo aire.

Comentarios

comentarios

Share This