bandada - HIDALGO 16

Por bandada! studio. En 2012 la delegación Iztapalapa nos encarga repensar el barrio de San Miguel, una zona de gran potencial urbano dentro de la Delegación pero que cuenta con graves problemas de inseguridad ciudadana.

En nuestros estudios identificamos que todas las virtudes urbanas del barrio estaban siendo debilitadas por un área en concreto, una gran manzana de equipamientos. Para nuestra sorpresa, todos los indicadores nos mostraban que el epicentro de los problemas de seguridad del barrio se centraban en la gran reserva de suelo público del mismo.

El espacio público y los equipamientos son las herramientas fundamentales con las que cuentan los gobiernos para construir ciudades vivibles, seguras y prósperas, pero mal empleadas pueden lograr el efecto contrario.

A partir de nuestros estudios, con las primeras propuestas definidas, iniciamos un proceso participativo de un año de duración, donde vecinos, comerciantes e instituciones académicas aportaban su conocimiento preciso de las problemáticas del lugar para pulir, discutir y adaptar el proyecto de trasformación del barrio hasta alcanzar acuerdos bajo el respaldo del gobierno delegacional, que siempre se mostró firme en su idea de lograr un cambio significativo en la calidad de vida del barrio.

Con estos acuerdos y con los recursos necesarios iniciamos la primera fase que atacaba el espacio público y que concluyó en enero de 2014. Tras el éxito de esta primera fase, los grupos más escépticos han aumentado su implicación y el proyecto de transformación del barrio San Miguel cada vez cuenta con más adhesiones.

Actualmente estamos trabajando en la segunda fase donde se actúa sobre los equipamientos existentes para lograr que generen un espacio público de mayor calidad y mucho más seguro.

La tercera y última fase quedará esbozada pero no tendrá la garantía de una continuidad a causa del cambio de gobierno delegacional. De ahí que la implicación de todos los actores del barrio en las primeras fases haya sido una estrategia fundamental desde el inicio del proyecto, ya que a partir de ese momento, con todo lo que hayan aprendido durante el proceso y con todo lo que se les ha demostrado que se puede llegar a hacer, serán ellos los que tomen las riendas del proyecto para exigir a los próximos gobernantes que continúen construyendo un barrio más vivible y próspero.

Comentarios

comentarios

Share This