No más ciclovías – Quicho

Recientemente se ha escuchado mucho acerca del Acuerdo de París, del cual Estados Unidos amenazó con retirarse, con el argumento del Presidente Trump de que el es representante de los ciudadanos de Pittsburg, no París, como sí se pudiera fronterizar los efectos climáticos por ciudad… (para mayor información, ingresar a: https://www.forbes.com.mx/a-pesar-de-la-rabieta-de-trump-eu-no-abandonara-el-acuerdo-de-paris/).
El Acuerdo de París tiende un puente entre las políticas actuales y la neutralidad climática que debe existir a finales del siglo. Los temas que abarca el acuerdo son: reducción de las emisiones de carbono, transparencia y balance global del avance de las acciones, adaptación o resiliencia, cooperación global para disminuir los daños y perjuicios del medio ambiente, el papel de las ciudades, las regiones y las administraciones locales, apoyo entre países para lograr acciones de mayor impacto (para mayor información ingresar a: https://ec.europa.eu/clima/policies/international/negotiations/paris_es).

El día de hoy, 5 de junio, se celebra el Día Internacional del Medio Ambiente, establecido en 1973 (o sea, no es algo nuevo), el cual busca sensibilizar a la población mundial en relación a temas ambientales, intensificando la atención y la acción política. Los objetivos principales son brindar un contexto humano, motivar a las personas para que se conviertan en agentes activos del desarrollo sustentable y equitativo; promover el papel fundamental de las comunidades en el cambio de actitud hacia temas ambientales, y fomentar la cooperación para que el medio ambiente sea sostenible, pues esta garantizará que todas las naciones y personas disfruten de un futuro más próspero y seguro.

México, entre sus compromisos con el Acuerdo de París está el reducir 22% la emisión de compuestos y gases de efecto invernadero para el 2030. Una de sus fuentes proviene de la movilidad motorizada, el cual representa un 18%, por lo que generar alternativas al uso del coche se ha convertido en una prioridad, no sólo en México, sino en el mundo. La apuesta de la mayoría de las capitales metropolitanas mundiales es desincentivar el uso del automóvil, ya sea prohibir la entrada a vehículos en perímetros estratégicos de la ciudad (como Madrid, Barcelona, París, Oslo, Copenhague, Atenas, Londres, Bruselas, CDMX entre otros).

En Jalisco, entre las acciones del gobierno de Aristóteles Sandoval se encuentra la agenda de movilidad, en la que el transporte público e infraestructura no motorizada juegan un papel importante para generar un cambio en la movilidad metropolitana.

Ahora, aquí a lo mejor algunos de ustedes pueden sacar el súper argumento de “esto es Guadalajara, no Europa”, lo cual es algo muy lógico, ya que Guadalajara está en América, pero también porque las necesidades de la ciudad demandan soluciones específicas, ya que el desarrollo de la ciudad ha provocado una expansión de baja densidad poblacional y una infraestructura vial que ha dejado la ciudad incomunicada por partes.

Crecimiento de la mancha urbana junto al Bosque de la Primavera, tomado de https://blog.anilloprimavera.org/tag/guadalajara/

La movilidad en Guadalajara, más que una necesidad, se ha convertido en un reto, por lo que las soluciones distan de ser sencillas y unilaterales, se requiere vincular diferentes aspectos, necesidades, características para generar una solución integral. Y debido a su complejidad,  sería ingenuo esperar que los cambios ocurran de la noche a la mañana.

Respecto a la movilidad no motorizada, en específico a las ciclovías, se entiende que el insertar una nueva forma de traslado en la ciudad debe enfrentar los retos de romper con paradigmas e insertar dinámicas que nunca han habido en la ciudad, de una forma clara y reglamentada. Y aquí se puede comenzar con el debate de qué fue primero, si el huevo o la gallina, en el sentido de qué se requiere primero, la reglamentación o la implementación. La realidad de las cosas es que se necesitan hacer las dos cosas al mismo tiempo, porque se trata de un desarrollo que va evolucionado mientras se va implementando.

La ciudad se tiene que hacer para la gente, pero cuando ésta está pidiendo o exigiendo algo que va en contra del beneficio común y de un desarrollo de una mejor ciudad, es necesario generar un espacio de comunicación e información para generar un diálogo. Y como lo he ejemplificado a lo largo de este artículo, las ideas o proyectos detrás de las ciclovías que se van a hacer en la ciudad en los próximos años van más allá de una agenda política local, está insertada en una agenda de acciones internacionales.

Porque, al fin y al cabo, si queremos un cambio en la ciudad, se requiere hacer un cambio en la forma de hacer las cosas, ¿no?

#sialaciclovias

Comentarios

comentarios

Share This