El interés perdido por el entorno

by | Jun 2, 2016

Hace unas semanas leí un artículo publicado en un periódico local de la zona Londinense denominada como Kentish Town. El artículo hablaba de una manera muy sencilla y directa sobre la posibilidad de desarrollar un proyecto urbano que busca beneficiar la zona de una manera amable y lo menos agresiva posible (van a tratar de no generar mucha gentrificación). Mucho hay de interesante en ese articulo, pero lo que mas llamo mi atención fue que el proyecto de carácter urbano (aún por desarrollarse) fue propuesto por un organismo civil, conformado por habitantes de la zona y va a ser votado, para ser aprobado o no, por el resto de los habitantes de la zona.

Mucho he pensado últimamente en la falta de organismos civiles en Mexico y su relación e incidencia en las políticas publicas para el desarrollo y manejo de proyectos. Hay muchas iniciativas para proyectos urbanos, por ejemplo el de Av. Alcalde, que buscan beneficiar a los ciudadanos, pero éstos se diseñan y se aplican lejos de sus ciudadanos. Y los ciudadanos nunca llegan a conocer o incidir en ellos, son entes ajenos a ellos casi a manera de imposición. ¿Cuántos proyectos positivos han fallado simple y sencillamente por una falta de apropiación social?

Desde hace varios años muchas asociaciones civiles de Guadalajara han tenido diferentes grados de incidencia en la prevención de proyectos nocivos para la ciudad, la concientización urbana del resto de la sociedad y ahora muchos de ellos están a cargo de proyectos que tienen el potencial de transformar Guadalajara en una ciudad más amigable y accesible. Es una situación muy favorable y que ha generado muchas expectativas positivas.

Pero fuera de estos actores y actoras, el resto de la sociedad tapatía suele no tener noción de los acontecimientos urbanos. Normalmente nos enteramos cuando después de una hora de no avanzar en el tráfico, descubrimos que hay una obra (normalmente) para aumentar carriles, abrir o cerrar calles, o algo en relación con el automóvil. Nadie sabe nada sobre proyectos de nuevos parques, de usos de suelo, etc. Somos una sociedad desunida, cada quien por su lado, con prisa y con un rango de interés social muy limitado.

Con una ciudad tan llena de barrios y colonias, son contados los líderes de cada uno, y son aún más contados los no-líderes interesados en lo que sucede alrededor suyo. Los proyectos urbanos son para la gente, y la gente no sabe nada de lo que pasa a su alrededor. A veces ni cuando ya están en funcionamiento. Se necesitan más líderes interesados en un diálogo político no agresivo que ayude a generar políticas urbanas y sociales que realmente beneficien a los habitantes de cada zona. De zona en zona toda la ciudad pudiera prosperar y generar mayor cohesión social.

Comentarios

comentarios

Share This