La desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa en Iguala, el escándalo de la casa blanca, la casa de Videgaray y demás problemas y/o escándalos que ha habido en México en los últimos meses, incluido el despido de Carmen Aristegui, han demostrado varias cosas, no solo de las formas del PRI, sino también de la ciudadanía.
El despertar de los mexicanos ha sido lento, como lo es el despertar después de una buena siesta, uno de los primeros empujones llegó en el 2012 con el surgimiento del #YoSoy132, Peña Nieto y su equipo dieron el empujón para que un sector de la población que se había mantenido hasta cierto punto ajeno de las protestas sociales se articulara. Esta primera sacudida sirvió para comenzar a despertar de una siesta en la que habíamos estado desde hace varios años, la primera pestañeada y mirada de una realidad.
La llegada a la presidencia de Peña Nieto tuvo también sus sacudidas, el movimiento #1DMX y la represión que se vivió en la toma de protesta del nuevo presidente fueron una primera probada de lo que vendría en los siguientes años, la llegada del supuesto “Nuevo PRI” fue como si nos quitaran la almohada, ese momento en el que la realidad alcanza al sueño y se mezclan. Así fueron los primero años, un gobierno que regresó con viejas prácticas y una ciudadanía que estaba en la modorra, comenzando a despertar.
El 2014 nos golpeo fuerte, fue cuando llegó el balde de agua fría para terminar de sacudirnos y comenzar a levantarnos de la cama, primero sentarnos antes de dar los siguientes pasos. El ataque a estudiantes normalistas de Ayotzinapa y la desaparición de 43 de ellos en Iguala fueron una sacudida que nos llegó a todos, las redes que se había tejido en movimientos anteriores se activaron de inmediato, la respuesta que dio la ciudadanía opacó por mucho las acciones que ha realizado el gobierno federal. La ciudadanía salió -y sigue saliendo- a las calles, no sólo en México, sino en distintas ciudades del mundo hay movimientos por Ayotzinapa, la publicidad del presidente “reformista” y “salvador de México” quedo de lado ante la realidad, una realidad que supera con creces a la ficción de telenovela.
El escándalo de la Casa Blanca poco tiempo después de Iguala vino a alimentar el descontento generalizado, fue, digamos, un almohadaso directo en la cara. En este punto parecía que el gobierno federal comandado por una estrategia televisiva, apostaría al olvido, la temporada de vacaciones de invierno era el evento perfecto para que la ciudadanía volviera a dormir, el problema fue que la ciudadanía ya estaba más despierta que dormida.
El 2015 inició movido, con detenciones por parte del gobierno para legitimar su trabajo, giras del presidente a Estados Unidos e Inglaterra, “cambios” en el gabinete y nuevos acomodos en la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Por parte de los ciudadanos las redes continúan activas, muestra de ello es la creación de Mexico Leaks, una plataforma para poder filtrar información de interés público, las manifestaciones en la calle han continuado y el trabajo sigue.

 Los acontecimientos de estos días, iniciando con la postura de Noticias MVS sobre Mexico Leaks y el uso de su nombre en la plataforma, el despido de dos periodistas y posteriormente del equipo completo del noticiero de Carmen Aristegui, no ha hecho otra cosa que ayudar a la ciudadanía a salir de la modorra, prueba de esto son las más de cien mil firmas en apoyo de Carmen Aristegui, los miles de mensajes en redes sociales e incluso la pérdida de seguidores de Noticias MVS en twitter y Facebook.
Comportamiento de seguidores y seguidos, cuenta NoticiasMVS. Marzo 2015

Comportamiento de seguidores y seguidos, cuenta NoticiasMVS. Marzo 2015

Se podrá decir que el asunto de Aristegui es directamente con la empresa, que no hay pruebas de censura, etc. Sin embargo no es el primer caso de un periodista incómodo en lo que va del sexenio del “Nuevo PRI” que es sacado del aire, las muestras de apoyo de diferentes periodistas, incluso contrarios a Aristegui, y el seguimiento internacional, permiten entender que no se trata de un problema entre la empresa y la periodista.
Después de todo este largo recorrido que inició en el 2012, podemos decir que si hay algo nuevo en el PRI, han logrado despertar a una ciudadanía que estaba en una siesta que parecía eterna, llegaron haciendo mucho ruido y escándalo y despertaron a los ciudadanos, ¡Gracias! es hora de levantarnos de la cama sacudirnos las lagañas y poner orden en la casa. México despierta de la siesta.

Comentarios

comentarios

Share This