Por Emely Malacón

Para poder analizar el tráfico de la ciudad de Guadalajara se tiene que ir más allá de las cifras y estadísticas. Claro, nos sirve para orientarnos en términos de datos, sin embargo, el tráfico es un fenómeno un poco más complejo que eso.

Pero para entender más hay que analizar qué hay detrás de cada movimiento de la ciudad. Es por eso que yo tengo la teoría de que son las mujeres las que mueven a la ciudad.

La rutina de una ama de casa es más compleja que la del hombre, y cabe aclarar que no es una cuestión feminista, sino que las necesidades de moverse son diferentes. Aun cuando ya la tendencia es que las dos cabezas de familia son activos laborales, está la tendencia de las responsabilidades de la casa inclinadas todavía hacia las mujeres, como ir al súper, pago de recibos, llevar o recoger a los hijos a escuela y/o actividades extracurriculares.

¿Cómo afecta esto al tráfico? Que la distancia entre las diferentes actividades (escuela, trabajo, casa, súper, bancos) va saturando las arterias de la ciudad a diferentes horas del día. Cada vez es más difícil identificar cuál es la hora pico. Además de que su vulnerabilidad a accidentes aumenta.

Y si a todo esto le añadimos la extensión de la mancha urbana y la falta de planeación de arterias viales y rutas de camión, ocasiona que los múltiples trayectos aumenten y se congestionen las pocas vías principales que conectan con los desarrollos periurbanos.

Es por eso que vialidades de López Mateos, Periférico, Lázaro Cárdenas tienen más y más tráfico cada día. El origen y destino de los viajes juegan un papel muy importante en la forma en que se vive la ciudad. Si contar con el aumento de los gastos de la familia en gasolina, mantenimiento del coche, seguros, etc.

Pero lo pregunta final podría ser, ¿quién toma las decisiones de la ciudad? Y sobre todo, ¿para quién están diseñadas las ciudades?

Comentarios

comentarios

Share This