Pavimentación ¿histórica?

by | Oct 4, 2016

Hace unos días Enrique Alfaro y Pablo Lemus presentaron lo que llamaron el “programa de pavimentación más grande que se ha visto en un año en Guadalajara”, la fecha del anuncio es en plena temporada de lluvias cuando la ciudad sufre de inundaciones y las calles parecen desmoronarse con cada lluvia, el tiempo para el anuncio no es fortuito, tampoco la capitalización política de los alcaldes de Guadalajara y Zapopan.

 

Un anuncio de más de tres mil millones de pesos en infraestructura no pasa desaprecibido, menos cuando es para mejorar el estado de las calles, ese espacio público que es utilizado, en su mayoría, por autos privados. Renovar las calles y darles mantenimiento no debería ser nota, debería ser algo que se hace de manera regular, calendarizada y como parte de un gasto de mantenimiento de la ciudad. Sin embargo, en Guadalajara, como en muchas ciudades de México las cosas son diferentes, no podemos achacar esto a Alfaro, es un mal de muchos y un mal viejo que hay que cambiar.

Millones de Pesos

La siguiente gráfica (obtenida de GDLtransparente.mx) muestra el gasto de la Dirección de Pavimentos del Ayuntamiento de Guadalajara durante el primer año de Enrique Alfaro, se observa que el gasto se incrementa con el paso de la temporada de lluvias, al 30 de Septiembre se ha gastado un acumulado de más de Diez Millones de Pesos, la mayor parte a partir de Junio, ya en temporada de lluvias, ya veremos como va cambiando con la ejecución del recurso.

 

Además de observar el gasto, es necesario poner la lupa en otros puntos de este anuncio. Se menciona que serán “calles incluyentes” esto tan ambiguo puede significar desde poner rampas en algunas esquinas hasta renovar integralmente la vialidad, sería necesario si es que realmente existe una apuesta por un modelo de ciudad diferente, que la renovación de las calles vaya acompañada de una ampliación de banquetas, reducción de carriles e inclusión de señalética e infraestructura ciclista, sobre todo en los polígonos de bici pública.

 

La renovación de calles puede generar un beneficio para unos pocos que usan auto privado o puede cambiar por completo la forma de entender la movilidad y la calle como espacio público

La renovación de calles puede generar un beneficio para unos pocos que usan auto privado o puede cambiar por completo la forma de entender la movilidad y la calle como espacio público. La alternativa de anunciar con bombo y platillo una inversión de este tamaño y satisfacer a una minoría muy visible de automovilistas y usuarios de redes sociales puede resultar un “espejo” político, un placebo para la ciudad, que no resuelve los problemas que están de fondo. Por otra parte supone una oportunidad “histórica” -para seguir con el tono alfarista…- de modificar trazos de calle, de ampliar banquetas y reducir carriles, construir “orejas” que limiten el estacionamiento y faciliten la accesibilidad peatonal, incluir “cojines” reductores de velocidad, sumar a la creciente red de infraestructura ciclista impulsada por el gobierno del estado, generar adecuaciones para transporte público y una amplia gama de posibilidades para mejorar la calle como espacio público, no solo como superficie para el auto.

El reto que tienen los directores de Movilidad de Guadalajara y Zapopan, Mario Silva y Jesús Carlos Soto, respectivamente, no es menor, habrá que enfrentarse a la maquinaria pavimentadora y pro-auto. Les tocará a ellos, desde dentro, presionar para que la inversión que ejecutará la dirección de pavimentos pueda ayudar a construir una ciudad para personas, no para coches. Es momento de poner en juego el capital político y social. Es también, una oportunidad para Alfaro y Lemus de demostrar el tipo de ciudad que quieren, ¿Es para coches o para personas?

 


Nota al pie: ¿Qué empresas harán estos trabajos y cuanto cobrarán? En GDLtransparente estaremos haciendo el monitoreo mes a mes del gasto público de Guadalajara.

Comentarios

comentarios

Share This