Escribo hoy, 9 de marzo, esta nota acerca de las mujeres porque se necesita hacer conciencia de su situación, tanto en México como en el mundo, no sólo una vez al año, sino todos los días hasta que algo suceda: un cambio, una política, una mejora.

Convocatoria de Liga Peatonal para mostrar las frases que seguimos escuchando. Elaboración propia.

La lucha de la mujer no sólo aboga por sus propios intereses sino que es una lucha social. Se busca mejorar la situación también de los hombres al necesitar que su rol se modifique en las dinámicas actuales, por lo que no es una lucha contra ellos, como lo muestran algunas manifestaciones.

También escribo el día de hoy después de leer opiniones acerca de los eventos y marchas ocurridos el día de ayer, no sólo en México, sino en todo el mundo, que tuvieron como objetivo unificar fuerzas, visibilizar los problemas que aun existen y para conmemorar las luchas que ya se han ganado. Pero al parecer esto sigue siendo un inconveniente para muchos, ya que “no entienden” qué es lo que queremos, por qué seguimos haciendo esto. Por lo que a continuación explico algunas de la razones.

Las mujeres seguimos marchando:

  • Porque aún tengo que “actuar como un hombre” para que me tomen en serio en mi trabajo.
  • Porque en mis juntas sigo siendo la única mujer.
  • Porque ya no quiero fingir que no me afecta un cólico cuando tengo mi menstruación a pesar de que mi desempeño no se define por tres o cuatro días al mes.
  • Porque en las políticas PÚBLICAS, los hombres son los que siguen tomando las decisiones acerca de lo que las mujeres podemos o no podemos hacer con nuestro cuerpo, aún cuando mi salud está en peligro (abortos clínicos).

Tomado de pictoline.com

  • Porque aún la sangre o los moretones es la única manera legal para poder hacer algo para protegerme, ya que actualmente nuestro sistema de justicia no me puede defender a menos que algo me pase.
  • Porque si decido atacar en defensa propia aún se considera un delito.
  • Porque aún se cree que mi minifalda es razón para que me insulten.
  • Porque aún no puedo caminar tranquila por mi ciudad sin temor, o coraje, de exponerme a algún tipo de acoso.
  • Porque México aún es un país con un alto índice de feminicidios.

Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio. Para mayor información ingresar a http://observatoriofeminicidiomexico.org.mx/temas/feminicidio/

  • Porque el número de hombres (o mujeres) con los que he decidido acostarme no definen mi dignidad.
  • Porque aun vivimos en una sociedad que te presiona por casarte y tener hijos aun cuando no entran en tu plan de vida.
  • Porque en mis logros profesionales me siguen felicitando por “lo bonita que me vi” haciéndolos. Hay que aprender otras formas de felicitar a las mujeres, más allá de su apariencia.

Tomado de la publicación de Bored Panda: http://www.boredpanda.com/men-vs-women-see-world-comics-alex-distasi-nomi-kane/

  • Porque aún no hay salario equitativo para el mismo trabajo.

Gender wage gap, tomado de https://www.oecd.org/gender

  • Porque aún tengo que decidir entre estar con mis hijos o trabajar tiempo completo.
  • Porque me siguen presionando para que la responsabilidad de mi casa y de mi familia todavía recaiga sobre el papel de la mujer en la casa.
  • Porque todavía ven como amenaza que las mujeres marchemos.

Los cambios que se necesitan van más allá de ser permisibles, sino que se necesita una reestructuración desde la raíz para poder generar un mundo más equitativo, porque la mayor resistencia con la que nos enfrentamos es “porque las cosas siempre han sido así”.

De acuerdo a Gisela Zaremberg en su publicación “El género en las políticas públicas” explica que los patrones de dependencia constituyen un concepto fundamental para los neoinstitucionalistas históricos, quienes los definen como procesos sociales que se autorrefuerzan. Estos patrones son “huellas” que los individuos siguen autorreforzando continuamente a partir del sendero ya establecido, es decir, se crea un círculo vicioso. Para romper estos vicios, Zaremberg expone:

Hay sucesos con capacidad de desestructurar profundamente los marcos preexistentes (por ejemplo, la llegada de los españoles a América, las revoluciones, las guerras de independencia, los cambios de régimen político, etc.). Durante estos eventos (coyunturas críticas) aumenta la capacidad de agencia de los involucrados (las voluntades, ideas, acciones individuales y grupales tienen más posibilidades de nuevas creaciones). Se diría que hay ciertos momentos en la historia en que las trayectorias autorreforzadas se debilitan o se rompen, y “comienzan nuevas eras” que instalan diferentes trayectorias autorreforzadas.

Las instituciones, por lo tanto, reglan la conducta de los individuos porque a partir de cierto momento inicial se instala un sendero que se va autorreforzando con el tiempo y entonces, simplemente, hacemos las cosas de cierto modo porque “siempre se hicieron así”.

Por lo que las marchas seguirán hasta que algo suceda.

Comentarios

comentarios

Share This