Antes de seguir leyendo te invito a que leas esto con ojos y mente abierta, porque lo que sobran hoy son opiniones y lo que falta son acciones.

No es raro tener conversaciones, leer en redes sociales o en el periódico, en las que nos quejamos de cómo está la situación en el país. Que si el gasolinazo, que si los impuestos, que si la corrupción, que si las reformas, que si la contaminación, que si, que si, que si. Cuando se trata de enlistar todo lo que está mal con el país solitos nos podemos echar una lista larga y con lujo de detalle.

Y a pesar de tantas quejas, se ve poca acción. La mayor aportación civil que he observado en los últimos años ha sido la grabación de los Lords y Ladies que abundan en México. Estas acciones son de gran valor ya que no sólo es una defensa ante injusticias o delitos menores, sino que también dejan en evidencia que en México la corrupción no sólo viene del gobierno.

No estoy defendiendo al gobierno ni pretendo decir que todo marcha a la perfección, sólo te invito a reflexionar que si tenemos el gobierno que tenemos es porque en el fondo, en la base, algo también está pasando. También para considerar que si queremos verdaderos cambios, tenemos que empezar por nosotros mismos. No está tan difícil, se requiere de una serie de acciones pequeñas que pueden hacer más diferencia de lo que creemos.

Por ejemplo, la mayoría de Lords y Ladies son grabados por faltas de movilidad, ya sea aventando coche a un ciclista en ciclovía (el chiste se cuenta sólo), ocupando un lugar de estacionamiento para personas con discapacidad o manejando en estado de ebriedad. La respuesta de estás personas al ser cachados es soberbia, prepotente y en algunos casos hasta violenta; y por qué no habría de serlo si antes nadie decía nada. A lo mejor puedes decir aquí: “es que es responsabilidad del gobierno poner orden”, y a pesar de que eso tiene parte de razón me gustaría decir: “bueno, ¿queremos gobierno o queremos niñeras que estén detrás de cada uno de los miles y miles de personas con licencia de conducir para garantizar que hagas lo que te comprometiste a cumplir al momento de pedir tu licencia de conducir?”.

Otro ejemplo, la basura en las calles. Sí, es responsabilidad del gobierno recogerla pero es más responsabilidad de la gente el no tirarla, ¿no?

Todos estamos cansados, hartos de ver que la situación del país cada vez está más negra, que nuestro esfuerzo no es proporcional a nuestro resultado, y eso nos frustra. Pero poco va a cambiar si no hay un cambio desde la ciudadanía, haciéndonos responsables de lo que nos corresponde y siendo consientes de que nuestras acciones repercuten sobre otros. Que hacer comunidad es una de las estrategias más poderosas para poder generar cambios, organizándonos y exigiendo al gobierno lo que le corresponde ejerciendo nosotros también nuestra responsabilidad civil.

frato_color

Ilustración: Frato, “La Ciudad de los Niños”, 1991

Seamos consientes de que tenemos el gobierno que hemos permitido y, sobre todo, que los cambios no suceden de la noche a la mañana, sino que se debe de convertir en hábitos. Un elefante no lo mueve una persona, pero sí lo puede mover una comunidad.

Trabajemos juntos para nosotros construir la ciudad que queremos.

Comentarios

comentarios

Share This